5 propiedades y 3 contraindicaciones de las semillas de cáñamo:

Muchos conocen las semillas de cáñamo como un superalimento del S. XXI. Sin embargo, su uso tanto nutricional como medicinal se remonta a antes de Cristo. Sus características las avalan. Poseen todos los aminoácidos y ácidos grasos esenciales y un elevado porcentaje (25%) de proteínas vegetales de alta calidad y fácil digestión.

¿QUÉ SON?

Son el germen de la planta Cannabis Sativa. Su consumo es totalmente seguro, ya que las variedades legales que se comercializan contienen cantidades ínfimas del componente psicoactivo del cannabis, el THC. Ninguna planta puede supera un 0,2% de THC, como queda estipulado en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Al igual que la soja, la chía o los garbanzos, su proteína es completa. Es decir, contiene los nueve aminoácidos esenciales. Destacan  por su aporte en magnesio, fibra, fósforo y ácidos grasos poliinsaturados, lo que convierte a las semillas de cáñamo en el complemento ideal de cualquier dieta. Si eres vegano o vegetariano te interesarán especialmente.

¿PARA QUÉ SIRVEN?

Su completo valor nutricional convierte a las semillas de cáñamo en un aliado tanto para mejorar el funcionamiento del organismo, como para regular desequilibrios en la salud. Las semillas de cáñamo están indicadas para:

– Aumentar la masa muscular.
– Tratar enfermedades inflamatorias (artritis, colon irritable o eccemas crónicos).
– Prevenir y tratar enfermedades cardiovasculares.
– Prevenir diferentes tipos de cáncer.
– Aportar ácidos grasos esenciales, en especial a dietas pobres en Omega 3 y 6.
Bajar de peso.
– Regular el metabolismo.
– Fortalecer el sistema inmunológico.
– Reducir la tensión.
– Proporcionar vitaminas básicas.

En “El gran libro del cannabis: Guía completa de los usos medicinales, comerciales y ambientales de la planta más extraordinaria del mundo” , Rowan Robinson señala que las semillas de cáñamo siempre fueron un básico en la medicina ayurvédica para cólicos, problemas intestinales y reforzar el sistema inmunológico de pacientes de cáncer y SIDA.

Un estudio sobre la Nutrición Tubercular de 1955 realizado por la Universidad de Checoslovaquia, destacó que la edestina del cáñamo -una de sus proteínas junto con la albúmina-, es tan compatible con el sistema digestivo del hombre que puede tratar la tuberculosis, abriendo una puerta a su aplicación en enfermedades autoinmunes.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL

Su balance de macronutrientes es muy interesante. Las semillas de cáñamo son de las que más grasas saludables poseen, junto con la chía y las semillas de lino. Como punto a su favor, aportan casi un 50% más de proteínas que estas. Por ello son idóneas para deportistas y todos los que quieran aumentar su masa muscular.

MACRONUTRIENTE CANTIDAD
Calorías 580 kcal
Grasas 45 g
Proteínas 25 g
Hidratos de carbono 6,7 g
Fibra 35 g
Calcio 170 mg
Hierro 18 mg
Fósforo 820 mg

COMPOSICIÓN QUÍMICA

Ácidos grasos fundamentales

El aspecto más destacado de las semillas de cáñamo es que tiene la perfecta proporción 3 a 1 de Omega 6 a Omega 3 para la salud. Por ello, la Organización Mundial de la Salud las recomendó en el 2017 , a la vez que desmentía los efectos nocivos del CBD y reconocía las posibilidades terapéuticas de la planta del cannabis.

Su elevada concentración de ácidos grasos poliinsaturados, las convierte en un poderoso alimento para combatir enfermedades cardiovasculares como hipertensión o cardiopatías. Esto se debe al efecto regulador de las grasas sanas sobre los impulsos del miocardio y el efecto reductor sobre los triglicéridos del plasma, causantes del colesterol.

Tras las semillas de amapola y de girasol, las semillas de cáñamo son las que más ácido linoleico contienen. El ácido linoleico es uno de los Omega 6 encargados de regular el metabolismo. Sus antioxidantes ayudan a las defensas, producen hormonas, regeneran neuronas y reducen la grasa en el organismo, favoreciendo la pérdida de peso.

Más proteínas concentradas que el huevo

El científico J. C. Callaway, prolijo en estudios sobre ellas, recalca que las dos proteínas de las semillas de cáñamo, la edestina y la albúmina -la principal de la sangre-, son de alta calidad y se digieren fácilmente. Así sobresalen para la creación de una musculatura fuerte y sana.

La Fundación Canna comparó los valores proteicos en concentración de las semillas de cáñamo con los del huevo y la soja. Las semillas de cáñamo descascarilladas presentaban un 400% más de proteína en proporción que el huevo y un tercio más que la soja.

Entre los aminoácidos que se juntan para formar las proteínas de las semillas de cáñamo, Callaway llama la atención de que estas combinan azufre (metionina y cisteína, que aumentan la energía y rebajan la oxidación celular) con arginina. La arginina es clave para las glándulas endocrinas, de ahí su valor homeostásico y de regulación metabólica.

Vitaminas y minerales clave

Cada simiente está compuesta por vitaminas y minerales fundamentales para el desarrollo. Las semillas de cáñamo contienen magnesio, que relaja los vasos sanguíneos y los músculos, además de ser un antiinflamatorio natural.

También presentan un aporte elevado de calcio, un mineral anticoagulante. El calcio participa activamente en el sistema enzimático para que el hígado reciba sus nutrientes de la forma más pura, previniendo enfermedades renales y ciertos tipos de cáncer.

Por si fuera poco, las semillas de cáñamo son ricas en tocoferoles, que actúan como la vitamina E. Los tocoferoles son antioxidante que, en el contexto de una vida sana, protegen de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer y pérdida de visión debida a la edad.

Fibra

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria fija un mínimo de 25 gr. de fibra al día en mujeres y 35 gr. en varones. La razón es que la fibra mejora el funcionamiento del aparato digestivo y, por ende, del intestino, nuestro segundo cerebro.

La fibra de las semillas, la fruta y los cereales integrales reduce los niveles de azúcar en sangre, por lo que regula el colesterol y previene la diabetes. Como su digestión es lenta, mantiene la sensación de saciedad más tiempo.

Un pizca de CBD

Aunque no en igual medida que en aceite, las semillas de cáñamo contienen pequeñas cantidades de cannabinoides. Especialmente de CBD o cannabidiol. El CBD no es psicotrópico y es del que más se conocen sus usos terapéuticos y cosméticos.

El CBD presente en las semillas de cáñamo contiene todas sus propiedades antisépticas, antiinflamatorias, ansiolíticas, analgésicas y antioxidantes.

Infografía sobre las propiedades de las semillas de cáñamo

BENEFICIOS PARA LA SALUD – PROPIEDADES

  1. Si buscas una fuente rica en nutrientes, las semillas de cáñamo son para ti. Sus grasas poliinsaturadas sofocan el fuego interno -o inflamación- de los alimentos procesados que consumimos en el día a día. Además, relajan la presión arterial, favorecen el buen funcionamiento del corazón y reducen el colesterol gracias al Omega 3 y 6.
  2. Tienen más proteínas aprovechables que ninguna otra semilla conocida. ¿Pero la soja no tiene 35 gr. de proteína por cada 100 gr,? Sí, pero la tripsina de la soja hace que su proteína no se absorba al 100%, como explica David Wolfe en su libro Superfoods y en su blog.
  3. Las semillas de cáñamo contienen un 35% de pura fibra para que nuestro sistema digestivo se mantenga activo y pueda aprovechar al máximo los nutrientes de los alimentos.
  4. Son un aporte extra de energía y pueden mejorar tu experiencia diaria por su ya citada acción homeostásica. Regulan el metabolismo y las hormonas, mejoran la asimilación de las grasas y tienen propiedades antioxidantes que mantienen las células fuertes y jóvenes.
  5. El nutricionista Jackson Blatner explicó para la revista Time que consumiéndolas se obtienen tres cuartas partes de la dosis diaria recomendada de vitamina E, una defensa natural ante los radicales libres que atacan las células.

CÓMO TOMARLAS

Son muy versátiles y por ello es tan sencillo como adictivo incluirlas en el menú. Se pueden tomar crudas, aunque es preferible tomar las semillas de cáñamo descascarilladas o molidas. De no ser así, saldrán tal cual como entran, sin aprovecharnos de sus características.

Tienen un sabor intenso, a fruto seco, pero en boca son más aceitosas que una nuez. Su oleosidad favorece que sean más saciantes. Combinan muy bien sobre smoothies, en yogures o como condimento en tortillas.

Con la harina de cáñamo se pueden cocinar galletas o pan. Las semillas también sirven para incluir en cualquier tipo de masa. Crece su popularidad entre las leches vegetales. En aceite su contenido de Omega 3 es superior.

SEMILLAS DE CÁÑAMO Y EMBARAZADAS Y NIÑOS

Siempre es aconsejable ante la duda acudir al médico de cabecera, pero no hay ninguna contraindicación a priori en consumir semillas de cáñamo durante el embarazo ni la lactancia. Beatriz Larrea, nutricionista experta en Plant Based, incluso las recomienda por su fibra, por aportar proteínas completas y por rebajar la inflamación del organismo.

De la misma forma, no se encuentran evidencias que impidan que los niños se puedan beneficiar de sus propiedades. Son ricas en calcio, hierro y otros minerales indicados en la etapa de crecimiento.

SEMILLAS DE CÁÑAMO Y DIABÉTICOS

El consumo de semillas de cáñamo está especialmente indicado para diabéticos porque su fibra inhibe los picos de azúcar. Además ayudan a prevenir otras complicaciones derivadas de su enfermedad como problemas cardiovasculares e incluso ictus.

CÓMO NO TOMARLAS, CAÑAMONES

Los que quieren ahorrar a la hora de comprar semillas de cáñamo han puesto un ojo en los cañamones, las semillas de cáñamo crudas con cáscara. Aunque son más baratas, no podemos olvidar que están destinadas al consumo animal, como alpiste para pájaros. Los humanos no las pueden digerir.

Para que el cuerpo humano pueda asimilar todos sus nutrientes durante la digestión, las semillas de cáñamo tienen que estar descascarilladas. Los cañamones no se descomponen ni se absorben sus nutrientes cuando pasan por nuestro intestino.

CONTRAINDICACIONES

  1. No es apropiado tomar semillas de cáñamo si se tiene alergia a las semillas. Atención: no es lo mismo ser alérgico a los frutos secos que a las semillas. Puedes tomar semillas si solo eres alérgico a los frutos secos asegurándote, leyendo el paquete, de que no han sufrido contaminación cruzada.
  2. Los celiacos pueden tomar semillas de cáñamo porque no contienen gluten. El gluten está en los cereales y en sus productos derivados.
  3. Si te tienes que hacer un test de dopaje, es preferible no consumirlas. Al menos 45 días antes. No actúan como una droga en el organismo, pero en el programa Rip Off Britain de la BBC analizaron diferentes alimentos y comprobaron que, pese a su bajo nivel de THC, este se puede acumular en zonas grasas del cuerpo dando falsos positivos.

Si no se conservan en un lugar fresco adquirirán un gusto rancio. Son tan ricas en grasas que es fácil que se oxiden. La nevera es un buen lugar para almacenarlas. Si saben amargas es mejor tirarlas porque estropearán el sabor.

Siempre es recomendable consultar con un facultativo si se tienen enfermedades crónicas o se piensa que las semillas de cáñamo pueden provocar algún efecto adverso con algún tratamiento. Desde Uncanny las recomendados como un complemento nutricional, no como un fármaco o medicamento.

CONCLUSIÓN

Las semillas de cáñamo son una gran fuente de proteínas vegetales. Presentan los nueve aminoácidos esenciales, favorecen el desarrollo de unos músculos fuerte y ese digieren fácilmente.

Además son altamente nutritivas y nuestra salud se puede beneficiar de ellas desde la gestación. Están cargadas de grasas saludables con una relación 3:1 de Omega 6 a Omega 3 única. Propiedad que les ha otorgado el reconocimiento y recomendación de la OMS.

Las semillas de cáñamo son una gran fuente de fibra y magnesio, que ayuda a regular los latidos del corazón y previene las enfermedades coronarias. También contienen ácido linoleico. Todo en conjunto ayuda a reducir la presión arterial y a mantener en óptimas condiciones nuestro corazón, como reconoce la Asociación Española de Cardiología.

Un alimento completo seguro, barato y totalmente todoterreno en la cocina. Las semillas de cáñamo son el perfecto germen del potencial que la planta Cannabis Sativa te puede ofrecer para tu salud y disfrute.

 

Este artículo ha sido revisado por:

Amanda Franco, del equipo de expertos Uncanny

Amanda Franco es herbodietista y coach de salud por el Institute for Integrative Nutrition de Nueva York. Está especializada en cocina plant-based, es chef nivel 3 por Plantlab y ha sido directora y profesora en la Escuela The Green Fuel durante años. Amanda es, además, Moon Mother y cofundadora de The Green Fuel, un camino de conexión con la vida natural, con la alimentación intuitiva y el despertar femenino consciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.