Reducir el consumo de energía, una ayuda para el planeta y para nuestros bolsillos

En Uncanny nuestro mantra radica en no esperar que los cambios vengan de los grandes sectores, sino ser nosotros mismos como individuos quienes propiciamos esos cambios que puedan generar un impacto positivo en nuestras vidas y en la sociedad. 

Reducir el consumo de energia

Dependemos mucho más de la electricidad que hace cincuenta años y esto se debe principalmente al uso exponencial de ordenadores y teléfonos inteligentes, así como de electrodomésticos que hemos ido añadiendo en casa para “facilitarnos” la vida. El crecimiento de las industrias también ha incrementado la dependencia de energía eléctrica en los últimos años, siendo esta el principal producto energético utilizado por las empresas industriales, representando el 59,2% del total de recursos energéticos demandados. 

Las ramas industriales de actividad con mayor consumo energético en 2017 fueron la industria química con un 16,2% del consumo energético del sector; la industria de la alimentación con un 15,3% y la industria de la metalurgia, fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones con un 15,0%, según datos de la encuesta sobre consumos energéticos realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Esto está causando serios problemas ambientales. En la actualidad, según la Agencia Internacional de Energía, sólo el 23.8% de la energía mundial proviene de recursos renovables como biogás, biocombustibles, energía geotérmica y eólica. En España la demanda de energía eléctrica se estima en 78.319 GWh (Gigavatio por hora), según la Red Eléctrica de España (REE). Sin embargo, y para llevarnos un buen sabor de boca, debemos resaltar como positivo el hecho de que el 49,7% de la generación de la energía peninsular fue de origen renovable y el 75,7% procedió de tecnologías que no emiten CO2, según también datos de la REE. 

Pero aún queda mucho por hacer. Un estudio realizado por el Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía (IDAE) basado en 9.000 entrevistas y 600 mediciones reales, revela que los hogares consumen una quinta parte de la energía que se consume en España y una cuarta parte de la electricidad. 

En el caso de la disminución de consumo energético nuestro aporte debe ser la toma de conciencia de nuestros hábitos para implementar cambios. En ese sentido, aquí te presentamos algunas ideas que te permitirán evitar el desperdicio energético, reduciendo tu impacto ambiental, al tiempo que optimizas tu presupuesto.

  • Deja brillar al sol. La pintura de las paredes con colores claros permite reflejar la luz natural existente, reduciendo así la necesidad de iluminación artificial. Aprovecha al máximo la luz del sol, siempre que sea posible. No solo ahorrarás energía, sino que también mejorará tu estado de ánimo.
  • Revisa la pantalla de tu ordenador. Evita usar un “protector de pantalla” con una imagen, en cambio, deja el fondo negro, ya que la energía que consume el monitor para formar colores es mayor. Además, configura el sistema de tu ordenador en el modo “reposo” para que después de un cierto período de tiempo automáticamente disminuya su consumo de energía. Y por último, apaga tu ordenador si no vas a utilizarlo en más de media hora.
  • Presta atención al diseño de la cocina. Esto es algo que no siempre podemos controlar, pero si vas a comprar un piso, o reformarlo, ten en cuenta que mientras la estufa de la cocina calienta, el frigorífico enfría es algo obvio, pero dado que tienen funciones opuestas deben instalarse de forma distante para optimizar su rendimiento y evitar así que aumente el consumo de energía. Por la misma razón, no debes guardar alimentos calientes en el refrigerador aunque esto, como muchas personas creen, no dañará el aparato, pero si causará que consuma más energía para enfriar los alimentos calientes.
  • Las bombillas LED duran más. Ciertamente son más caras al momento de comprarlas, pero te ahorran dinero a largo plazo ya que usan un 25% menos de energía que las bombillas fluorescentes y un 80% menos que las bombillas incandescentes, generando la misma cantidad de luz. 
  • Elige electrodomésticos eficientes. Cuando llegue el momento de reemplazar tus electrodomésticos, considera comprar aquellos que tengan un sistemas eficiente y para ello puedes apoyarte en las etiquetas energéticas las cuales tienen un código de colores y letras, que van desde el color verde y la letra A para los electrodomésticos más eficientes, hasta el color rojo y la letra G para los equipos menos eficientes. Podrás observar que normalmente los electrodomésticos etiquetados con la letra A o A++ son más caros, pero con el tiempo nos ayudan a ahorrar en la factura de la luz y del agua. (Si tienes alguna duda al respecto aquí puedes saber cómo se clasifican los electrodomésticos según su consumo de energía en la Unión Europea. )
  • Utiliza menos aire acondicionado y calefacción. Durante el verano y el invierno puede ser un poco complicado no utilizar estos aparatos; en ese caso, cuando los utilices debes asegurarte de que las ventanas y puertas estén bien cerradas. Si hay grietas, a través de las cuales se pueda escapar el aire, usa algún sellante. También puedes instalar un termostato programable o “inteligente” para reducir el uso de energía durante el día cuando no haya nadie en casa.
  • No pierdas tu tiempo bajo la ducha. Y menos si no cantas bien. En la ducha se desperdicia no solo mucha agua, sino también energía, especialmente cuando usamos el calentador. Según el Departamento de Energía de EE. UU., calentar el agua representa, al menos, el 15% de la energía que se consume en el hogar. Los grifos con fugas o cualquier tubería que presente filtración pueden ser también los culpables, pero en esos casos con repararlos es suficiente; en cambio, en el caso de las duchas eternas puede representar un desperdicio importante de estos servicios. 

Son muchos los pequeños hábitos que podemos cambiar para tener un planeta más verde. Estas conductas pueden ser desde tomar conciencia sobre el derroche energético que tenemos en nuestros hogares, hasta evitar el desperdicio de alimentos u optar por opciones sostenibles en cuanto a la moda. Toda pequeña acción suma y eso es lo que queremos propiciar desde Uncanny. 

Y tú ¿qué forma de consumo responsable prácticas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.