Vaqueros de cáñamo, ¿fue realmente Levi’s® el primero?

Una leyenda urbana dice que los primeros pantalones 100% de cáñamo fueron fabricados por Levi’s®. No se sabe a ciencia cierta si este hecho es verdad, lo que sí se sabe es que, en sus comienzos, el fundador de la marca, Levi Strauss, utilizaba el cáñamo como materia prima en unas carpas de lona que vendía en su mercería. Cierto o no, su historia no deja de ser interesante y hemos decidido contártela. 

vaqueros de cáñamo

¿Quién fue Levi Strauss?

Strauss fue un emigrante nacido en Alemania que viajó a Estados Unidos con su familia a mediados del siglo XIX. Junto a sus hermanos, inició en Nueva York un negocio mayorista de productos secos como ropa, ropa de cama, peines, carteras, pañuelos y tiendas de campaña, entre otros —exacto, productos secos, no frutos secos, que así se llaman— El negocio de la familia prosperó, tanto que decidieron abrir una sucursal en San Francisco, epicentro del estallido mundialmente conocido como la Fiebre del Oro.

Strauss se instaló en esa ciudad en 1853, y para 1871 ya se había convertido en un importante hombre de negocios. Durante ese tiempo, Strauss no se dedicó, como todo el mundo, a buscar pepitas de oro como un loco, lo que hizo, sin embargo, fue sacarle partido a ese episodio de histeria colectiva fabricando, a partir de retales de sus carpas de cáñamo, unos pantalones que podían resistir las labores de leñadores, de trabajadores del ferrocarril y, por supuesto, mineros y buscadores de oro en general. 

¿Inventó Levi Strauss los llamados vaqueros? 

Jacob Davis, un sastre y cliente de Strauss fue quien tuvo la idea de añadir a esos pantalones unos remaches de cobre para reforzar las costuras de los bolsillos, con el fin de que no se rasgaran al momento de guardar las herramientas. 

Davis era un sastre muy ingenioso, pero no contaba con el dinero que sí podía proporcionarle un hombre de negocios como Levi Strauss. Así que, buscando poner sello a su hallazgo y evitar que otros copiasen su idea, Davis le propuso a Strauss patentarla. 

Tras muchos intentos y batallas legales, el 20 de mayo de 1873 consiguieron que el Registro de Marcas y Patentes de la Oficina de Patentes de San Francisco les otorgara la patente número 139.121, la cual les permitió continuar con su producción de pantalones, manteniendo a raya a los imitadores. El primer “blue-jeans” se convirtió en una realidad, aunque todavía no llevara ese nombre… De momento, solo se trataba de unos pantalones resistentes para mineros.

Pero… ¿siempre fueron de cáñamo?

Todo apunta a que los primeros vaqueros fueron fabricados con cáñamo, aunque luego fueran cambiando los materiales. Uno de los primeros cambios fue por el denim, que actualmente conocemos como “mezclilla”, es decir, la típica tela de los vaqueros, un tejido que para ese entonces llevaba tiempo siendo utilizado en la confección de ropa resistente para todo tipo de trabajadores. 

El siguiente cambio fue de color, pasando del tono tierra que tenían los originales al llamado “azul genovés”, y debido a esa facilidad que tienen los americanos para abreviar las palabras, los pantalones acabaron llamándose “blue jeans”

En España son conocidos como vaqueros y, aunque no tengamos una certeza absoluta de que los primeros pantalones de este tipo fueron fabricados con cáñamo, sí que es cierto que continúan siendo uno de los pantalones más resistentes que conocemos. Y no solo por su resistencia física, sino porque pareciera que nunca pasaran de moda.

Los vaqueros y el cáñamo en la actualidad

Con la legalización del cáñamo en Estados Unidos en 2018, la industria ha estado explorando y explotando sus usos, y el ícono de los pantalones de mezclilla —vaqueros— Levi’s® ha hecho un progreso significativo al respecto.

Estos vaqueros están, a día de hoy, más asociados con el denim de algodón, sin embargo, el presunto origen de la marca utilizando el cáñamo como textil para sus prendas parece estar resurgiendo , buscando realzar el enfoque sostenible de la firma. 

Partiendo de la propia premisa de la marca en la que asegura que “la moda sostenible no es un ideal, sino una necesidad”, en 2019 Levi’s®, en alianza con la firma de ropa sostenible Outerknown®, anunció una nueva línea de productos hechos de cáñamo y algodón, o como ellos mismos lo han llamado “cáñamo algodonizado”. La colección Levi’s ® Wellthread ™ es un diseño sostenible que incluye jeans, chaquetas y camisas compuestas por un 70% de algodón y un 30% de cáñamo

Una de las principales razones por las que se utiliza una mezcla entre ambos materiales es porque el cáñamo es muy áspero y necesita un proceso específico para suavizarse. Aunque, parece que el objetivo de Levi’s® es lograr que, dentro de cinco años, el cáñamo pueda ser tan suave como el algodón y elaborar prendas hechas con el 100% de esta fibra. Así lo afirmó el Jefe de innovación global de productos de Levi’s®, Paul Dillinger.

Todo muy bien pero ¿por qué la importancia del cáñamo en la ropa?

Las fibras que se encuentran en el tallo del cáñamo son unas de las más resistentes del mundo, siendo además esta planta una de las más sostenibles del planeta, ya que crece sin necesidad de recibir mucho cuidado, no necesita herbicidas químicos fuertes y su composición química reduce de forma natural la presencia de plagas. 

Por otra parte, el cáñamo es capaz de absorber los agentes contaminantes de la tierra y devolver entre el 60 y 70% de los nutrientes que toma del suelo. Esa es la razón por la que ha sido utilizado en procesos de fitorremediación, una técnica mediante la cual es posible descontaminar los suelos y depurar las aguas residuales. 

La empresa Chernobyl Phytotech y la Academia de Ciencias Agrícolas de Ucrania en Glukhov ha estado cultivando cáñamo alrededor de Chernobyl para la rehabilitación de los suelos contaminados tras el accidente de la planta nuclear ubicado en esa localidad. 

Pero hay algo más. Algunas investigaciones aseguran que el cáñamo necesita menos de un tercio del agua de la que se utiliza en el cultivo de algodón, siendo esta última la fibra más utilizada en la industria textil a nivel mundial, pero también la que requiere una cantidad significamente mayor de agua para crecer con normalidad. 

En ese sentido, Dillinger de Levi’s® asegura que, con la puesta en marcha de la nueva colección sostenible de cáñamo algodonizado, la firma elimina más de 2/3 del impacto total del agua en cada prenda. 

Pero el hecho de que el cáñamo sea legal y que se esté produciendo una variedad importante de productos no significa que sea fácil fabricar bienes de consumo. Por una parte, la industria del cáñamo industrial tiene que lidiar con la incertidumbre regulatoria y por otra se enfrenta a procesos industriales estandarizados para otros tipos de materiales. 

Por ahora, aunque no podemos decir a ciencia cierta que los primeros vaqueros de cáñamo hayan sido fabricados por Levi’s®, sí podemos afirmar que esta planta es una ganadora medioambiental y que la más reciente apuesta de la marca estadounidense ha inspirado, y debe seguir haciéndolo, a muchas otras firmas a apostar por una moda realmente sostenible. La moda del cáñamo, la moda del cannabis. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.