Adidas, Quiksilver, Woolrich… La tela de cáñamo conquista a las marcas

La tela de cáñamo y el covid tienen una estrecha relación, pero no por lo que te imaginas. Nada que ver con remedios para el coronavirus a base de cannabis o con mascarillas de tela de cáñamo. Estos elementos se encontraron gracias al cambio de valores en la sociedad que provocó la última pandemia. 

La tela de cáñamo conquista las grandes marcas

Durante el confinamiento, nuestra necesidad y las oportunidades de comprar ropa se desplomaron. Se cuestionó el capitalismo, los efectos negativos en el planeta de nuestro ritmo de vida y lo que nos hace realmente felices. El encierro removió conciencias, y la moda se vio salpicada. La industria del ‘retail’ es la segunda más contaminante, por detrás de la petrolera. En la nueva normalidad creció la compra de prendas de segunda mano. Por ejemplo, Vestiaire Collective aumentó en mayo un 54% sus ventas en comparación con años anteriores. Se ve un cambio hacia un armario más ético y ecológico.

El nuevo consumidor, espoleado por unos centennials más verdes que sus padres, busca piezas atemporales, naturales y positivas que, si bien suponen un desembolso inicial mayor, van a durar más. Entre los tejidos que marcarán la moda viable, la tela de cáñamo está a la vanguardia. La tela de cáñamo es una fibra natural versátil que nada tiene que ver con la fibra gruesa y áspera que era en sus inicios. Su zona de cultivo marca sus características, siendo más resistente en zonas cálidas, perfecta para bolsos o zapatos, mientras que las regiones frías producen tallos delgados para piezas suaves como la seda.

Entre sus puntos fuertes está que es más resistente que el algodón, por lo que no pierde fácilmente la forma. Es antimicrobiana, una característica a valorar a día de hoy, y la tela de cáñamo también regula el calor corporal. Los tintes se adhieren fácilmente a ella, reduciendo la necesidad de químicos, y es raro que decolore aumentando su vida útil. Como colofón, el cultivo de cáñamo optimiza el suelo donde se planta, aportándole nutrientes y previniendo la erosión.

La mayor presencia del cannabis en diversos mercados -en nutrición con semillas, en productos de belleza con CBD y como remedio de todo tipo para la salud, desde la artritis a la falta de sueño- impulsan a optimizar la industria de la tela de cáñamo. Los productores generan tecnologías más sofisticadas en sus fábricas, que dan como resultado fibras de mayor calidad. Esto anima a que marcas que todos conocemos y otras verdes muy prometedoras, apuesten por la tela de cáñamo como una alternativa interesante, innovadora, sostenible y de tendencia.

Marcas con tela de cáñamo

The Hempest, Adidas, Quiksilver, Levi’s o Woolrich han añadido pantalones vaqueros y zapatillas hechos de cáñamo a sus colecciones, popularizando la tela de cáñamo entre el gran público. Otras firmas llevan la tela de cáñamo en su ADN: 

  • Hemper produce y confecciona en las montañas de Nepal con el ‘expertise’ de las comunidades desfavorecidas que lo han trabajado toda la vida. Desde este año hacen mascarillas con retales de sus mochilas.
  • Bohempia es una empresa joven que trabaja exclusivamente con tela de cáñamo. Destaca por sus modelos de calzado, con botines, ‘sneakers’ y zapatillas estilo Jordan. Su lema es: “¡Elige cáñamo, elige vida!”
  • Nomads abandera la filosofía de un mundo cambiante, abierto, que completa con prendas “zero waste” de cáñamo. Sus patrones fluidos aportan confianza sin dañar el planeta.

La tela de cáñamo llega para desbancar a la contaminante lycra y al nailon sintético. También al algodón, que consume una cantidad de agua inasumible, además de producir menos fibras por metro cuadrado. Nada sienta mejor que ir conjuntado con la sostenibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.