Cannabis y sexo, ¿eres un “cannasexual”?

Tardarás en leer esto solo: 6 minutos

¿Qué es un cannasexual?

El término cannasexual es una palabra relativamente nueva. Es posible incluso que seas un cannasexual y ni siquiera lo sepas. Si alguna vez has usado cannabis intencionalmente mientras practicabas sexo para ayudar o potenciar tu experiencia sexual, entonces felicidades, ¡eres un cannasexual!

Cannasexual es una palabra que describe a las personas que combinan de forma consciente el sexo y el cannabis para profundizar en la intimidad y aumentar el placer en sus relaciones sexuales. Este término fue acuñado por Ashley Manta, coach sexual de California (Estados Unidos) que ayuda a las personas en sus relaciones y su vida sexual. 

“Ayudo a las personas a cambiar y mejorar su vida sexual usando la planta milagrosa llamada cannabis”, afirma la experta que además ofrece talleres en distintas partes del mundo donde se tratan temas como “habilidades, trabajos manuales, sexo oral, charlas eróticas, confianza en el cuerpo y mucho más”, según cita un reportaje elaborado por la BBC sobre los cannasexuals.

Como resultado de algunas investigaciones los científicos han encontrado evidencia de que el cannabis estimula una parte del cerebro que juega un papel importante en el control de la excitación sexual, por lo que no es de extrañar que pueda ser utilizado “para mejorar la sensación, aliviar la incomodidad y promover la intimidad durante el juego en solitario o en pareja”, tal y como lo especifica Ashley Manta en su web. 

El uso del cannabis también podría ayudar a “subir de tono” las conversaciones del juego previo sexual, disipando las posibles tensiones que se puedan generar antes o durante el acto sexual. 

Esas incomodidades, así como otras relacionadas con la falta de confianza en el cuerpo, traumas personales, dolor, ansiedad y estrés, pueden ser neutralizadas con el uso del cannabis puesto que las propiedades de esta planta “te ayudan a salir de tu cabeza y de tu cuerpo para que puedas estar presente con tu pareja, en lugar de entrar en un bucle con todas tus preocupaciones, apunta la consejera sexual destacando que recurrió al cannabis de forma personal para hacer frente al dolor que sentía durante la penetración y para contrarrestar los síntomas del trastorno de estrés postraumático (PTSD) que padecía, producto de su pasado como víctima de una agresión sexual.

La ciencia parece avalar la postura de Ashley Manta. En otros artículos os hemos hablado de que el CBD es un vasodilatador capaz de relajar y dilatar los vasos sanguíneos y, la vasodilatación juega un papel importante en la excitación sexual. Es decir que, sí, el CBD podría ayudar a mejorar la función sexual gracias a sus propiedades para disminuir la ansiedad y el dolor, que son términos normalmente mencionados como obstáculos que impiden tener una experiencia sexual satisfactoria.

¿Tengo que “drogarme” para tener una vida sexual placentera?

Obviamente no. Manta lleva más de diez años trabajando como sexpert, presentando y organizando eventos y  talleres educativos en los que se discute el uso del cannabis en todo momento y se detallan asuntos como lugares, tiempos, dosis y métodos de consumo. Para esta mujer, catalogada como la “suma sacerdotisa del placer de Estados Unidos”, el hecho de ser cannasexual se trata de prestar atención a la combinación del cannabis con el sexo para saber exactamente “qué productos elegir para poner en el cuerpo y mejorar el placer y la intimidad, y para aumentar la comodidad y la confianza”.

Para la entrenadora sexual utilizar cannabis en en las relaciones sexuales no implica estar “drogado” puesto que fácilmente se pueden utilizar cremas tópicas, aerosoles, bálsamos, lubricantes o cualquier otro tipo de producto cosmético que contenga CBD.

La gran variedad de beneficios así como las distintas formas de utilizar el cannabis han hecho de esta planta un componente ideal para crear productos en pro del bienestar sexual, porque no, no se trata de fumarse un porro, sino de estimular tu propio cuerpo y el de tu pareja para disfrutar de una experiencia placentera. En esa línea, el negocio de los sexshop se ha unido a larga lista de sectores que incorporan las propiedades de esta planta en productos sexuales que cada vez se hacen más populares.

El poder y redescubrimiento de la vulva

Si bien es cierto que el uso del CBD podría favorecer la vida sexual tanto de hombres como de mujeres, no es menos cierto que la mayoría de los productos sexuales derivados del cannabis parecen ofrecer una mayor experiencia placentera a las mujeres. Debido a la forma en la que la vulva y, en general, los órganos sexuales femeninos externos, parecen absorber los cannabinoides, esos compuestos químicos que actúan sobre los receptores cannabinoides de nuestro cuerpo y que influyen en la forma en que el cerebro procesa la información.

“Hay muchos productos diseñados para la vulva como aerosoles y cremas, debido a la forma en que este órgano parecen absorber los cannabinoides“, asegura la educadora sexual. 

Ahora bien, los estudios sobre cómo la parte externa de la vagina absorbe estos cannabinoides no son del todo concluyentes, sin embargo, la evidencia anecdótica sí que es abundante. 

En una encuesta realizada a 373 mujeres y publicada por Women’s Sexual Health en 2019 se obtuvo como resultado que más de la mitad de las mujeres que habían utilizado cannabis antes de mantener una relación sexual indicaron que su deseo sexual se había incrementado, así como la calidad de sus orgasmos. 

Por su parte, la creadora del término cannasexuals confiesa que su producto favorito es un spray de aceite de cannabis que aplica sobre su vulva y deja actuar durante aproximadamente 20 minutos hasta que genere calor u hormigueo. “Encuentro mayor comodidad con la penetración y mayor facilidad e intensidad en los orgasmos”, afirma. 

El tabú de la investigación del cannabis

La bibliografía es una fiel evidencia de que durante milenios se ha utilizado el cannabis como afrodisíaco, sin embargo, cuando hablamos de estudios clínicos, los datos escasean. En ese sentido, la forma de vida cannasexual ha abierto una puerta a la oportunidad de comercialización que debe, a su vez, ejercer presión sobre los gobiernos para realizar investigaciones científicas sobre los beneficios del cannabis en materia de salud sexual. 

Y es que no solo son importantes los datos, sino también la certificación de la calidad de los productos porque, algo que no es dañino puede serlo si su calidad no es la mejor. 

“La verdad es que necesitamos más estudios y datos científicos. En este momento tenemos muchos datos basados ​​en anécdotas. Pero es bastante difícil lograr que los gobiernos financien estudios relacionados con el cannabis”, sentencia Manta.

Desde Uncanny apostamos por las investigaciones científicas que permitan poner en valor las bondades de los derivados del cannabis, en este caso los beneficios que tiene en materia de salud sexual. Y tú ¿tendrías un tipo de vida cannasexual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.