El cannabis en Europa, una reforma legislativa que definir

Si hablamos de cannabis, lo más probable es que penséis automáticamente en consumo ilegal, fumar marihuana o cualquiera de sus derivados. Esto demuestra lo poco que sabemos y el poco esfuerzo que se ha hecho por dar a conocer las capacidades y los usos de una planta tan versátil como el cannabis. 

Desde Uncanny nuestro objetivo es demostrar cómo esto tiene poco que ver con la verdad que hay detrás del cannabis, tal y como os hemos mostrado en numerosos artículos donde hemos abordado el potencial de esta planta desde un punto de vista medicinal, deportivo, gastronómico, cosmético  e industrial.

Entonces ¿por qué el cannabis continúa siendo ilegal en algunos países de Europa? ¿No es posible adoptar una regulación generalizada en torno a su consumo? 

Si bien a día de hoy no podemos responder de manera rotunda a estas cuestiones ya que las características históricas y culturales de la ley que rige en cada Estado son diferentes y van cambiando a medida que pasa el tiempo, sí que podemos ofreceros una visión general de cómo se plantea legalmente su consumo en Europa, poniendo el foco en qué haría falta para llegar a ese reconocimiento, a efectos legales, de los otros atributos positivos que posee el cannabis.

PUNTO DE PARTIDA


Remontándonos al origen de todas estas políticas está la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que en 1961 promulgó la Convención Única sobre Estupefacientes, un tratado internacional por el que se se reguló el cultivo y el tráfico ilícito de las drogas estupefacientes. En este tratado se basan las leyes internacionales para el cultivo, suministro y posesión del cannabis, aprobado legalmente sólo para fines médicos y científicos.

No sería hasta la llegada del año 2019 -¡Casi 50 años después!- que la Organización Mundial de la Salud (OMS) apoyó un cambio para la regulación del CBD y del potencial terapéutico del cannabis en una declaración propuesta en la Comisión de Estupefacientes del Consejo Económico y Social de la ONU.

La cual tampoco supuso un gran cambio a nivel europeo, donde la falta de equiparación legislativa en torno a esta materia provocó que los diferentes países comenzaran a regular esta cuestión de manera interna, adaptándola a sus propios requerimientos legales, como pasa con la Unión Europea.

El panorama legislativo en Europa es muy diverso, ya que cada estado presenta un marco específico y propio, al ratificar las Convenciones Internacionales, sin que exista homogeneización entre estados miembros en lo que respecta a este tipo de políticas.

UNA CUESTIÓN DE TERMINOLOGÍA


Las contradicciones anteriormente mencionadas parten de la dificultad que tenemos a la hora de diferenciar las medidas legales que se pueden tomar en torno al consumo de cannabis y lo que cada una de ellas implica.

De esta forma, la despenalización supone que el consumo de cannabis sigue siendo delito pero no se castiga; mientras que la descriminalización hace que se mantenga como un delito pero reclasificado al pasar de criminal a no criminal. De cualquier forma, su consumo sigue siendo delito y puede ser castigado.

https://youtu.be/9NKhpujqOXc

Por último, la legalización se plantea como un comportamiento que pasa a ser permitido.

UN PANORAMA ACTUAL DESESTRUCTURADO


Entre las medidas que comparten todos los Estados miembros de la Unión Europea se encuentra la de considerar que la posesión de cannabis para uso personal es un delito. Sin embargo, a partir de aquí las sanciones varían, dado que más de un tercio de los países europeos considera que este delito es menor y no contempla la pena de prisión.

Cannabis, marco legal europeo

Mapa sobre el tipo de sanción ante la posición de cannabis. Fuente: Observatorio Europeo de drogas y toxicomanías.


Ocurre algo parecido con la distribución y venta de cannabis para uso recreativo, sobre la que hay acuerdo en su consideración de delito per-se, pero donde existen grandes diferencias en su aplicación, así como en las penas asociadas en cada estado miembro.

Un ejemplo claro lo plantean los Países Bajos, donde desde la década de los 70, las cafeterías se han establecido como puntos de venta e incluso de consumo in situ de cannabis recreativo.

Una situación parecida se experimenta con los clubes sociales de cannabis, donde grupos de usuarios se reúnen en un local para consumir esta planta y que ningún Estado europeo acepta pese a que en determinados países europeos sí que se contemplan determinadas licencias.

Ante este panorama tan complejo, nos damos cuenta de por qué no se ha regulado de manera generalizada el consumo de cannabis en Europa, independientemente de los fines que este tenga. Y es que los Estados miembros, aún estando de acuerdo en la teoría, aplican diferentes medidas legales en la práctica.

Y sin embargo, podemos observar que dentro de un mismo país también puede darse una contradicción legal a este respecto, como es el caso de Austria donde la venta de semillas y plantas de cannabis es legal pero su consumo no.

En el caso de España, el artículo 22 de la Ley de Estupefacientes de 1967 hace referencia a que no se permitirán otros usos de los estupefacientes que los industriales, terapéuticos, científicos y docentes autorizados con arreglo a ley vigente. 

Pese a ello, nuestro Código Penal no distingue, a efectos legales, entre el cannabis que se consume de forma recreativa y el que tiene fines medicinales. 

Y la reflexión que surge de todo este galimatías es que, a pesar de las continuas investigaciones que se realizan sobre las bondades del cannabis en diferentes sentidos y que ya se han demostrado, los sistemas legislativos que presentan los diferentes países de la Unión Europea no solo limitan sino que paralizan la implementación de estos avances, de los que, por el contrario, ya se están beneficiando otros Estados procedentes del mismo continente.

Por esta razón, desde Uncanny trabajamos cada día para aclarar estas deficiencias y educar, no solo a los individuos, sino también a las instituciones sobre la verdad que hay detrás del cannabis. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.