CBD: una posible ayuda para combatir la enfermedad de Parkinson

Tardarás en leer esto solo: 9 minutos

Ya sabemos que el CBD tiene efectos positivos sobre diferentes dolencias; es beneficioso para la piel, para el alivio de las molestias menstruales o, incluso, para combatir algunos síntomas de enfermedades como la fibromialgia o la depresión. Todo esto es posible gracias a sus efectos antiinflamatorios, analgésicos, ansiolíticos y a su papel en la regulación de nuestro sistema endocannabinoide. En esta ocasión, vamos a ver cómo el uso del CBD es también útil para atenuar los efectos de una enfermedad neurodegenerativa como es el Parkinson.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad degenerativa crónica del sistema nervioso central que afecta principalmente a las áreas del cerebro encargadas del control del movimiento. Aparece generalmente en personas mayores de 60 años (aunque existen casos del denominado párkinson juvenil que aparecen en personas menores de 40 años) y más en hombres que en mujeres.

Cómo actúa el CBD en pacientes con Parkinson

Para entender por qué el CBD o cannabidiol es beneficioso para pacientes con Parkinson hay que saber cómo funciona esta enfermedad. El Parkinson implica la pérdida progresiva de las neuronas productoras de dopamina y la consecuencia de ello es una reducción grave de las funciones motoras, lo que se traduce en:

    Temblor de manos, brazos, piernas o mandíbula

    Rigidez muscular acrecentada en las piernas y el tronco

    Lentitud de movimientos

    Falta de coordinación

    Disminución de gestos faciales

    Problemas urinarios

Una cifra estimada de diez millones de personas en todo el mundo experimenta a día de hoy esta enfermedad crónica. El 96% de los mismos son mayores de 50 años y es más común en hombres que en mujeres.

¿Se puede prevenir el Parkinson? A día de hoy el Parkinson no tiene causa conocida, aunque se piensa que está relacionado con factores genéticos y ambientales. Tampoco existe una cura para la enfermedad, pero sí  tratamientos que pueden ralentizar su avance y reducir la sintomatología; aquí es donde entra el CBD.

Procedente de la planta del cannabis, el CBD o cannabidiol es un compuesto que no contiene THC y por tanto no tiene efectos psicotrópicos. El CBD actúa sobre un receptor del cerebro conocido como GPR6 que a su vez influye en los niveles de dopamina, algo que ya vimos que está directamente relacionado con el avance del Parkinson. Esto, unido a sus propiedades neuroprotectoras, antioxidantes y antiinflamatorias, puede hacer del CBD un tratamiento eficaz para los pacientes con Parkinson.

Aunque los efectos de cualquier tratamiento varían en función de cada persona, los pacientes con Parkinson que toman aceite de CBD experimentan una mejoría en su sistema motor. Además, el CBD influye positivamente en efectos colaterales de la enfermedad como son los problemas de sueño o la depresión.

Estudios científicos sobre Párkinson y CBD

Aunque los primeros estudios del cannabis se realizaron hace más de 200 años (antes incluso de que se descubriera la enfermedad de Parkinson), la investigación con cannabinoides se ha incrementado considerablemente en los últimos años. Uno de los estudios clínicos más recientes y significativos es el realizado en Brasil entre 21 pacientes diagnosticados con la enfermedad, aunque no se redujeron como esperaban los síntomas de la misma, lo que sí se vio -y muy importante- es una mejora en la calidad de vida de los pacientes.

También en la Universidad de Sao Paulo se investigó la relación entre el CBD y los trastornos del sueño en pacientes con Parkinson con resultados positivos. Del mismo modo, los investigadores también concluyeron que el CBD puede ayudar a disminuir los brotes psicóticos que en ocasiones experimentan este tipo de pacientes.

Qué casos de Parkinson se pueden tratar con CBD y cuáles no

Una vez que tenemos claro que el aceite de CBD o cannabidiol puede ser eficaz para combatir ciertos síntomas del Parkinson, es útil saber en qué casos concretos es recomendable. Lo primero que hay que tener claro es que cada paciente es diferente y, por tanto, lo más conveniente es consultar a un médico antes de probar cualquier tipo de tratamiento.

Existen muchos medicamentos para tratar esta enfermedad, pero muchos de ellos, como es el caso de la levodopa, pueden provocar importantes efectos secundarios (agitación, náuseas, temblores…) o perder su eficacia con el tiempo. En estos casos, probar un tratamiento con CBD puede resultar especialmente útil para aliviar esos efectos secundarios de la levodopa. 

Por otro lado, la mayoría de la medicación asignada a pacientes de Parkinson actúa sobre los síntomas motores de la enfermedad. El CBD, además, mejora síntomas no motores de la enfermedad como la depresión o los desajustes del sueño. Este tipo de efectos suelen considerarse secundarios, pero no hay que olvidar que pueden reducir considerablemente la calidad de vida de los pacientes. Por tanto, los casos de pacientes de Parkinson que experimenten estas molestias también pueden ser tratados con CBD de forma satisfactoria.

Llegados a este punto, la pregunta que podría surgir es: ¿sirve por tanto el CBD para todos los tipos de Parkinson? Aunque no hay evidencias científicas de casos concretos de la enfermedad en los que el CBD esté contraindicado, sí que se ha demostrado que el CBD puede interactuar con medicamentos como ciertos antidepresivos, benzodiacepinas, antibióticos o algunos anticoagulantes. 

En general todos los pacientes sometidos a algún tipo de tratamiento deben consultar a su médico antes de empezar a utilizar aceite de CBD para paliar síntomas de alguna enfermedad.

Precauciones al tomar aceite de CBD para el Parkinson

Aunque ya hemos visto que el CBD no tiene efectos psicotrópicos, puesto que no contiene THC, los pacientes de Parkinson que comiencen a utilizar el aceite de CBD para combatir los síntomas de su enfermedad han de tomar una serie de precauciones:

    Comprobar que no son alérgicos al CBD o a cualquier otro componente presente en el producto final.

    Consultar a su médico en caso de estar tomando medicación que pueda interferir con el CBD, o viceversa.

    Adquirir el aceite de CBD en comercios pertenecientes a proveedores fiables que cumplan con todos los controles de calidad.

    No exceder la dosis máxima recomendada.

Efectos secundarios del CBD en pacientes con Parkinson

En condiciones normales, el organismo tolera bastante bien los productos que incluyen CBD. No obstante, también hay algunos efectos secundarios leves que hay que tener en cuenta como son:

    Sequedad en la boca

    Diarrea

    Disminución del apetito

    Somnolencia

    Fatiga

El porcentaje de casos en los que este tipo de efectos secundarios aparece es bajo y desaparecen tras suprimir el tratamiento, pero puede verse incrementado si el paciente en cuestión toma alguna medicación concreta. No se han documentado efectos secundarios del CBD que afecten de forma concreta a los pacientes de Parkinson.

Cómo tomar aceite de CBD para aliviar los síntomas del Parkinson  

Hay diferentes formas de tomar CBD para combatir el Parkinson y están relacionadas con el formato en el que se presenta dicho componente. Las vías de administración más comunes son la oral (aceite de CBD en gotas) y la tópica (cremas o aceites para extender sobre determinadas zonas), pero también existe el CBD comestible o el CBD para inhalar.

Dosificación

Para que el tratamiento con CBD sea eficaz y el organismo lo tolere sin problemas es muy importante tener en cuenta las dosis. La forma correcta de tomar CBD para reducir los síntomas del Parkinson es comenzar con una dosis pequeña e ir incrementándola progresivamente hasta que se experimente una mejoría. 

Un consejo: para calcular la dosis adecuada hay que tener en cuenta el porcentaje de CBD que contiene el producto en cuestión ya que la mayoría de los aceites de CBD se encuentran mezclados con otros componentes y contienen una proporción de CBD entre el 5% y el 20%. También hay que tener en cuenta que hay factores externos como el metabolismo, el peso o la gravedad de la dolencia que influyen en la dosis estándar con la que se recomienda iniciar el tratamiento. 

Qué tipo de CBD es mejor para el Parkinson

Se pueden encontrar diferentes productos cuyo principal ingrediente es el CBD. Ya hemos visto que existen diferentes formatos; desde cremas hasta aceite en gotas para aplicar bajo la lengua. Este último es uno de los más recomendables para la enfermedad del Parkinson aunque lógicamente depende de lo que te marque el doctor. Las cremas suelen utilizarse como cosméticos, para dolores específicos y no generales, o para problemas dermatológicos.

Una de las ventajas de utilizar aceite de CBD frente a otros formatos es que la dosis se puede controlar e incrementar de manera sencilla. Asimismo, es importante prestar atención al porcentaje de CBD que contiene dicho aceite.

Por último, seguir las instrucciones de aplicación y confiar en proveedores de confianza es algo fundamental para que el tratamiento con CBD para combatir los síntomas del Parkinson sea efectivo.

Conclusión

Teniendo en cuenta todo lo anterior se puede concluir que el CBD es un tratamiento que podría aliviar los efectos secundarios del tratamiento tradicional. En la actualidad no existe ninguna cura para la enfermedad y solamente se tratan los síntomas de la misma. Aunque no puede prevenir ni curar esta enfermedad, el CBD sí que puede ayudar a los pacientes que la padecen a sentir alivio. Esto es posible gracias a las propiedades antiinflamatorias y neuroprotectoras del cannabidiol.

Podemos afirmar, además, que el uso del CBD es seguro ya que no tiene efectos psicotrópicos al no contener THC y los efectos secundarios que se han observado tras su uso son leves y afectan a un porcentaje mínimo de personas. Eso sí, recordar una vez más que siempre es conveniente consultar a un médico ante cualquier duda antes de comenzar el tratamiento ya que a pesar de la gran evidencia preclínica acumulada, la investigación clínica realizada hasta la fecha no ha dado todavía resultados positivos para combatir el párkinson.

 

Moisés García, Experto en Neuroprotección de Uncanny

Doctor en Bioquímica y Biología Molecular (UCM 2008) con una tesis sobre el potencial neuroprotector de los cannabinoides en la enfermedad de Parkinson. Desde 2004 lleva investigando el efecto de los cannabinoides en distintas enfermedades cerebrales y en la evaluación de nuevos compuestos cannabinoides con potencial neuroprotector. Autor de más de 30 publicaciones en revistas internacionales, ha trabajado en distintas universidades nacionales y extranjeras. Comprometido con el pensamiento crítico y con la divulgación del conocimiento científico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.