¿Aceite de CBD para reducir la ansiedad?

¿Puede el aceite de CBD reducir la ansiedad?

La respuesta a esta pregunta es: posiblemente.

Como bien apunta el psiquiatra David Veale existe cierta evidencia sobre los beneficios del aceite de CBD en la reducción de la ansiedad. Muchos pacientes han tenido beneficios para la ansiedad y el sueño pero aún no hay ensayos clínicos controlados aleatorios que comparen el aceite de CBD contra un placebo para trastornos de ansiedad específicos como OCD (Obsessive-Compulsive Disorder) en español Trastorno Obsesivo-Compulsivo o el Trastorno Dismórfico Corporal.

Ansiedad VS Estrés

Todos nosotros hemos comentado más de una vez que algo nos estresa o nos causa ansiedad. Aunque muchas veces los usemos como sinónimos, estos términos no significan exactamente lo mismo. El estrés es una reacción fisiológica ante un cambio en nuestro entorno o en nuestro cuerpo. Nuestro cerebro detecta que algo ha cambiado y prepara al cuerpo para hacer frente a ese cambio. En principio, es una respuesta normal y necesaria y si la respuesta del organismo es adecuada, entonces no pasa nada. El problema viene cuando la respuesta del organismo es desproporcionada. El estrés suele asociarse con cansancio y agotamiento.

Por otro lado, la ansiedad es una emoción desagradable que surge ante una posible amenaza. El estrés es una de las causas más comunes de ansiedad y, al mismo tiempo, la ansiedad elevada genera estrés [1].

Efectos de los cannabinoides en la ansiedad

La idea de que el sistema endocannabinoide pudiera tener un papel en el control de la ansiedad parte de la base de que muchas personas que consumen cannabis (Cannabis sativa) con fines recreativos lo hacen principalmente por sus efectos euforizantes y relajantes, acompañados de una disminución de la ansiedad y un aumento de la sociabilidad.

Sin embargo, hay personas a las que el consumo abusivo de cannabis puede causarles ansiedad y pánico. Este efecto bifásico de los cannabinoides se ha visto tanto en modelos animales como en seres humanos [2]. El receptor cannabinoide CB1 está implicado en la respuesta al estrés y la ansiedad. Estudios en modelos animales han indicado que una disminución de la actividad de este receptor está implicada en la respuesta ansiogénica, mientras que su activación atenúa los efectos negativos del estrés [3].

La mayoría de las investigaciones tanto en seres humanos como en modelos animales muestran que dosis bajas e infrecuentes de cannabis pueden reducir los sentimientos de ansiedad y estrés, mientras que el uso crónico de grandes cantidades, sobre todo de THC, tiene el efecto contrario y puede contribuir al desarrollo de ansiedad [2]. De entre los distintos cannabinoides que se han probado, el CBD, que no activa ni los receptores CB1 ni los CB2, es uno de los que se ha demostrado más prometedor para el tratamiento de la ansiedad, tanto en modelos animales como en humanos. Se ha visto que una dosis única de CBD es capaz de reducir la ansiedad en personas sometidas a distintos tests [4,5]. Es destacable que no se haya visto que altas dosis de CBD administradas en modelos de ansiedad general causen efectos ansiogénicos, como sí hace el THC [2].

Estudios y casos clínicos

A pesar de la evidencia preclínica acumulada y de algunos ensayos realizados con dosis agudas de CBD, hacen falta aún más ensayos clínicos aleatorizados, con tratamientos crónicos y no con dosis únicas, para ver si el CBD tiene potencial terapéutico en casos de ansiedad patológica. Es aún pronto para decir que el CBD es ideal para casos de ansiedad crónica.

Aunque es seguro y no genera adicción, hay que tomar precauciones porque el CBD podría tener interacciones con la medicación que estén tomando las personas con trastornos de ansiedad, por lo que no es conveniente la automedicación sin consultar con el médico.

Para casos de estrés o ansiedad leve, parece que el CBD podría ser una ayuda eficaz para reducir los síntomas asociados a estas situaciones.

Cómo tomar el aceite de CBD en casos de ansiedad leve

Aunque como decíamos, todavía faltan estudios y ensayos para una confirmación definitiva del CBD como remedio efectivo en casos de ansiedad grave o crónica, existen suficientes evidencias para considerar el aceite de CBD como una ayuda potencial para casos de ansiedad leve o puntual.

La recomendación de consumo depende del grado o intensidad de la ansiedad, de las condiciones fisiológicas de cada persona, como su peso o metabolismo particular y de la concentración de CBD en el aceite en cuestión.

Como normal general, se suele recomendar una dosis de 3 a 5 gotas una o dos veces al día, preferiblemente mañana o noche, para un primer contacto con el CBD. A partir de aquí, y según el efecto en cada persona, se aumentará o reducirá el número de gotas o la frecuencia. Lo ideal es que depositemos las gotas debajo de la lengua, esperando un par de minutos antes de tragar, para que sea absorbido correctamente por el organismo.

Cabe mencionar que la regulación española no recomienda el uso ingerido del CBD, pero en países como Canadá o algunos estados de Estados Unidos, por ejemplo, con mucho mayor desarrollo en todo lo relacionado con el mundo del cannabis y el CBD, este uso está ampliamente aprobado, testado y recomendado.

Conclusión

El CBD o cannabidiol, y por ende, el aceite de CBD es un potencial tratamiento para la ansiedad, pero como bien apuntan en un reciente estudio sobre el papel terapéutico del cannabidiol en salud mental “hay una recomendación de grado B (moderada) que apoya el uso del CBD para el tratamiento de la esquizofrenia, el trastorno de ansiedad social y el trastorno del espectro del autismo (TEA) y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). La recomendación de grado C (débil) existe para el insomnio, ansiedad, trastorno bipolar, trastorno de estrés postraumático y síndrome de Tourette.”

Estas recomendaciones deben considerarse dentro de un panorama donde necesitamos más estudios al respecto, porque a falta de ensayos los doctores se fían de las vivencias de sus pacientes donde aún no hay consenso sobre cómo tomar aceite de CBD para la ansiedad: dosis, vías de administración…  y además, dependiendo de las jurisdicciones de cada país, el uso oral está permitido o no.

Referencias:

[1] Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés – S.E.A.S. https://webs.ucm.es/info/seas/faq/ans_estr.htm (visitado por última vez el 8 de mayo de 2021)
[2] Patel S, Hill MN, Hillard CJ (2014) Effects of Phytocannabinoids on Anxiety, Mood, and the Endocrine System. En: Pertwee RG (Ed) Handbook of cannabis, Oxford University Press, Oxford, UK.
[3] Blessing EM., Steenkamp MM, Manzanares J, Marmar CR (2015) Cannabidiol as a potential treatment for anxiety disorders. Neurotherapeutics 12: 825–836.
[4] Bergamaschi MM, Queiroz RH, Chagas MH, de Oliveira DC, De Martinis BS, Kapczinski F, et al. (2011) Cannabidiol reduces the anxiety induced by simulated public speaking in treatment-naive social phobia patients. Neuropsychopharmacology. 36:1219–26.
[5] Crippa JA, Derenusson GN, Ferrari TB, Wichert-Ana L, Duran FL, Martin-Santos R, et al. (2011) Neural basis of anxiolytic effects of cannabidiol (CBD) in generalized social anxiety disorder: a preliminary report. J Psychopharmacol. 25:121–30.

Moisés García, Experto en Neuroprotección de Uncanny

Doctor en Bioquímica y Biología Molecular (UCM 2008) con una tesis sobre el potencial neuroprotector de los cannabinoides en la enfermedad de Parkinson. Desde 2004 lleva investigando el efecto de los cannabinoides en distintas enfermedades cerebrales y en la evaluación de nuevos compuestos cannabinoides con potencial neuroprotector. Autor de más de 30 publicaciones en revistas internacionales, ha trabajado en distintas universidades nacionales y extranjeras. Comprometido con el pensamiento crítico y con la divulgación del conocimiento científico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.