Aceite de CBD para el estrés: por qué funciona y cómo usarlo

Tardarás en leer esto solo: 12 minutos

Hoy en día todos estamos familiarizados con el estrés y sabemos los efectos nocivos que puede tener en nuestra salud. La mayoría también conocemos algunas de las recomendaciones más habituales sobre cómo enfrentarnos al estrés: meditación, ejercicio físico, descanso, desconexión, terapia, etc… Desafortunadamente, no siempre es fácil integrar estas pautas en nuestro día a día y, por eso, una ayuda externa como el aceite de CBD puede marcar la diferencia.

Ya hemos hablado en varias ocasiones de los beneficios del CBD, así que ahora nos centraremos en explicar por qué este componente natural de la planta del cannabis libre de THC (y por tanto libre de efectos psicotrópicos o adictivos) puede ayudar a gestionar y a superar el estrés diario. Pero antes; ¿sabemos realmente qué es el estrés?

Cómo actúa el estrés sobre nuestro cuerpo

En 2017 la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), en colaboración con Cinfa, ya publicaba un informe que alertaba sobre el aumento de casos de estrés entre la población española. A día de hoy, esta situación se ha visto agravada por la pandemia del coronavirus. Por tanto, lo primero que hemos de tener en cuenta es que el estrés afecta cada vez a un número mayor de personas y que padecerlo es algo completamente normal en los tiempos que corren. No hay que alarmarse en exceso pero sí buscar soluciones y ayuda.

El estrés es una reacción biológica natural que nuestro cuerpo tiene para protegernos de amenazas potenciales. Ante una situación que nuestro cerebro percibe como peligrosa, nuestro organismo libera adrenalina y grandes cantidades de cortisol para poder superarla.  Hasta aquí todo bien, ¿cuál es el problema entonces? Que cuando el estrés se originó hace millones de años como un mecanismo evolutivo estas situaciones de peligro eran muy concretas y puntuales en el tiempo, pero a día de hoy son frecuentes y mucho más prolongadas. Como consecuencia, esta reacción del organismo se alarga; es por esto que con altos niveles de estrés nos sentimos exhaustos y podemos sufrir consecuencias físicas como:

  • Alteraciones en el flujo sanguíneo que pueden afectar al corazón y a las vías respiratorias
  • Altos niveles de azúcar en sangre
  • Debilitamiento de nuestro sistema inmunológico
  • Trastornos de ansiedad y problemas de sueño
Mujer estresada con ansiedad

La relación entre el CBD y el estrés 

Sabiendo cómo se origina el estrés y qué reacciones provoca en nuestro cuerpo, llega el momento de analizar el papel del CBD en la ecuación. La clave está en nuestro sistema endocannabinoide. El sistema endocannabinoide es un sistema de comunicación intercelular que está vinculado con nuestro bienestar fisiológico y mental; podríamos decir que funciona como una especie de amortiguador ante episodios de estrés regulando el miedo y la ansiedad. Un buen funcionamiento de nuestro sistema endocannabinoide impide que desarrollemos ciertas enfermedades a causa del estrés. 

El CBD modula, o mejor dicho, regula nuestro sistema endocannabinoide siendo una ayuda para su correcto funcionamiento y, por tanto, influyendo positivamente en el control del estrés. Pero eso no es todo; un estudio científico de 2015 demuestra que el CBD interactúa además con receptores del cerebro que regulan la serotonina y con ello comportamientos inducidos por el miedo y la ansiedad. Este estudio encuentra evidencia clínica de que el CBD puede ser un tratamiento efectivo para distintos trastornos de ansiedad (hay que tener en cuenta que la ansiedad es una reacción al estrés aunque a veces los términos se utilicen indistintamente) incluidos el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno de estrés postraumático.

Cómo actúa el CBD en personas con estrés 

Sabemos qué reacción fisiológica provoca el CBD o cannabidiol ante el estrés, pero para despejar la duda de si realmente funciona tenemos varios ejemplos de estudios clínicos:

  • En Reino Unido se aportaron las primeras evidencias de los beneficios del CBD para el estrés. Una investigación reunió a diferentes sujetos; unos fueron tratados con placebo y otros con CBD. Estos últimos obtuvieron resultados más positivos eliminando el estímulo del miedo en cuanto se enfrentaron con situaciones de estrés.
  • Conclusiones muy parecidas aportó un estudio realizado por científicos de la Universidad de Sao Paulo. A diferentes sujetos con un trastorno de ansiedad social se les dio o bien CBD o bien placebo. Los tratados con CBD mostraron una reducción significativa de la ansiedad y del deterioro cognitivo en contraste con el otro grupo.
  • Otro estudio de 2019 centrado en adultos con ansiedad o problemas para dormir concluyó que, tras dos meses en tratamiento con CBD, casi el 80% de los participantes informó de notables mejoras en sus síntomas. 
  • En 2020, varios investigadores realizaron un estudio entre personas de Nueva Zelanda con variedad de dolencias (incluyendo algunas relacionadas con la salud mental). Después de tres semanas recibiendo tratamiento con CBD la mayoría experimentaron mejoras en su calidad de vida viendo reducidos los síntomas de ansiedad y depresión. El 70% de los participantes calificó de bueno a excelente el tratamiento con CBD. 

En definitiva, los beneficios del CBD en el estrés, la ansiedad y el insomnio están científicamente demostrados (o mejor dicho, demostrándose) y cada vez son más las investigaciones con cannabinoides debido a las múltiples ventajas que parece éstos aportan a nuestro organismo. 

Tipos de estrés

¿qué casos se pueden tratar con CBD? 

Antes de comenzar un tratamiento con CBD para el estrés, es importante estar seguros de lo que nos pasa. Sabemos identificar los síntomas (irritabilidad, ansiedad, problemas de memoria, cansancio, tensión muscular, problemas dermatológicos, problemas digestivos…) pero también es necesario saber qué tipo de estrés padecemos. Existen tres:

  • Estrés agudo: es el más común y surge ante determinadas exigencias impuestas o bien por nosotros mismos o por el entorno. En pequeñas dosis puede ser incluso positivo, pero en dosis más elevadas y persistentes nos hará sentir cansados y tendrá consecuencias sobre nuestro organismo como dolores musculares, emociones negativas, problemas gastrointestinales o sobreexcitación del sistema nervioso.
  • Estrés agudo episódico: es el que aparece como consecuencia de una exposición prolongada a episodios de estrés agudo. Esto quiere decir que los síntomas ya no son esporádicos, sino que se vuelven constantes. Además, es común que las personas que sufren este tipo de estrés se muestren irritadas y soporten una angustia permanente al sentir que no controlan todas las variables que les exige la sociedad.
  • Estrés crónico: surge tras una exposición continua (durante meses o años) a situaciones de esfuerzo o tensión. Ejemplos de estas situaciones serían una guerra, una prisión o en ciertos casos una pandemia como la que estamos sufriendo. Es el más grave de todos ya que puede dejar secuelas de por vida en el organismo y modificar seriamente el carácter de la persona.

El CBD puede aplicarse para cualquier tipo de estrés

 Sus efectos en el organismo son positivos: disminuye los niveles de hiperactividad, ayuda a conciliar el sueño, tiene una acción antioxidante, alivia la tensión muscular, por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias reduce los dolores de cabeza, etc. Esto no quiere decir que el CBD pueda curar completamente los casos de estrés agudo episódico o de estrés crónico; puede mejorarlos, pero los casos más graves de estrés siempre requieren la intervención de un profesional de la psicología o la psiquiatría.

Precauciones y efectos secundarios al tomar CBD para el estrés

Hay dos consejos fundamentales que hay que tener en cuenta al empezar a tomar aceite de CBD, sea para el estrés o para cualquier otro fin: 

  1. Asegurarse de que el aceite de CBD sea de calidad y cuente con el respaldo de fabricantes y distribuidores que cumplen con todas las medidas legales y sanitarias.
  2. Consultar al médico si se está tomando cualquier medicación o si se padece un problema cardíaco o hepático para evitar cualquier posible interacción con el CBD. 

Al margen de estas precauciones, el CBD solo tiene efectos secundarios en un número muy reducido de ocasiones, estos efectos son leves y desaparecen tras dejar de tomar el producto o al bajar la dosis. Las reacciones adversas que pueden experimentarse al tomar CBD son: diarrea, cansancio, cambios en el apetito, somnolencia, boca seca, mareos o náuseas. En ningún caso el CBD puede causar adicción y tampoco tendrá efectos psicoactivos al no contener THC. 

Qué tipo de CBD es mejor para el estrés

Elegir un aceite de CBD u otro para combatir el estrés no siempre es una tarea fácil, pero existen algunas recomendaciones que pueden ayudarnos a localizar el producto adecuado:

  • Tener en cuenta el porcentaje de CBD que lleva el producto en cuestión. Cada persona debe encontrar su dosis personal aunque con unas indicaciones mínimas del fabricante. Como cada sistema endocannabinoide es diferente, no hay una posología consensuada.
  • Estudiar la composición del producto. Si el CBD se mezcla con ingredientes como aceites esenciales o extractos de hierbas que favorezcan la relajación su efecto será mayor.
  • Evitar aceites de CBD que estén contaminados con metales pesados o pesticidas. Ante cualquier duda, consulta al vendedor; también puede informarte sobre la calidad del cáñamo que se usa para la fabricación de sus productos.
  • Informarse acerca de la compañía y la marca del producto para asegurarse de que cumple con todos los requisitos legales y de calidad. También puede ser útil consultar las opiniones de otros usuarios, aunque el efecto del CBD es diferente en cada persona.

No es magia, es ciencia.

Cómo tomar el aceite de CBD para combatir el estrés 

El aceite de CBD se puede tomar a nivel preventivo, para mantener el sistema endocannabinoide en buen estado, o para hacer frente a los síntomas de un estrés que ya ha aparecido. En función de cada caso la dosis y la frecuencia serán diferentes; si se padece un estrés grave la cantidad de aceite de CBD debe ser mayor que si solo queremos prevenirlo o sentir mejoría ante síntomas muy leves.

Vías de administración

Antes de hablar de la dosificación hemos de dejar claras las vías de administración del aceite de CBD: básicamente podemos distinguir entre la vía tópica o externa y la vía sublingual (aceite de CBD en gotas aplicadas debajo de la lengua). 

Dosificación

Los estudios sobre el CBD y la ansiedad realizados hasta el momento han utilizado distintas dosis: desde 30mg a 800mg al día para estudios clínicos. Además, cada persona responde de forma diferente ante el CBD en función de factores genéticos, edad, metabolismo, etc.; muchos usuarios perciben resultados a los pocos minutos de aplicarse el aceite de CBD y otros solo tras varios días de uso. Es por esto que no existe una dosis universal y lo que se recomienda es empezar con dosis bajas (8mg de CBD una vez al día por ejemplo) e ir aumentándolas progresivamente semana a semana hasta notar los efectos deseados. 

Frecuencia

En cuanto al horario o la frecuencia de tomas, dependerá de las preferencias de cada persona; hay quien preferirá tomarlo una sola vez al día para relajarse antes de dormir y quien optará por tres administraciones diarias en las comidas. Lo importante, en cualquier caso, es la observación para comprobar cuál es la pauta que se ajusta mejor a nuestras circunstancias personales.

Miligramos de CBD recomendados (por día)

Conclusión

Hemos visto que el estrés es un problema muy presente en la sociedad actual y que los casos graves requieren de asistencia médica y psicológica. Afortunadamente, existen productos como el aceite de CBD que pueden contribuir a mejorar los síntomas del estrés permitiéndonos aumentar nuestra calidad de vida.

Cada vez son más las investigaciones que avalan la eficacia del CBD como tratamiento para el estrés y la ansiedad. Está demostrado, además, que sus efectos secundarios son mínimos y muy leves, por lo que el CBD es un producto seguro y con grandes beneficios que en ningún caso crea dependencia ni tiene efectos psicotrópicos puesto que no contiene THC, el componente adictivo del cannabis.

Si has probado diferentes medicamentos y técnicas para combatir el estrés y no te han funcionado, quizás sea el momento de pasarte al CBD, siempre confiando en productos de calidad y en empresas que ofrezcan las máximas garantías como uncanny.

Artículo escrito por:

Equipo de Expertos Uncanny: Carlos Aguirre

El Dr. Carlos G. Aguirre Velázquez es Neurólogo Pediatra desde hace más de 35 años. Se especializa en la valoración neurológica de niños y adolescentes con problemas neurológicos de desarrollo y conducta. Realiza docencia e investigación en el TEC de Monterrey. Desde hace años realiza atención a pacientes neurológicos y de dolor crónico con productos con base en cannabidiol (CBD), siendo pionero en México en el denominado Cannabis Medicinal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.